Hazmat Argentina Empresa con el sistema de calidad certificado por DNV GL ISO 9001

Sistema de Autoprotección: desde Hazmat Argentina podemos acompañarlo en la adecuación

Si bien la nueva ley N° 5.920 de Sistema de Autoprotección, reglamentada por el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires mediante el Decreto 51/18, ha simplificado las presentaciones de locales y establecimientos de menos de 200 metros cuadrados, también ha aumentado las exigencias de los sujetos considerados más peligrosos.

Este último grupo de establecimientos deberá presentar un Sistema de Autoprotección elaborado por un profesional previamente inscripto en el Registro de Profesionales creado para el efecto.

En Hazmat Argentina contamos con un nuevo servicio de asesoría y acompañamiento en este proceso de adecuación a la normativa, con profesionales inscriptos en este listado, quienes han debido cumplir con requisitos técnicos, administrativos y de evaluación para poder formar parte del mismo.

La formación de Brigadas de Emergencia para responder en la fase inicial de un incidente queda también, a partir de ahora, en las manos del profesional que determine la necesidad de contar ella, brindándole a los brigadistas la formación profesional que requiera.

Otra de las exigencias incorporadas con esta ley es que, para los sujetos considerados más peligrosos, deben existir modelos informáticos de simulación, que prevean cómo sería la dinámica de un incendio, la evacuación de las personas  y/o el desplazamiento de los gases tóxicos que forman parte de los humos del mismo, de modo de poder corroborar la viabilidad de las medidas propuestas por el profesional a cargo para una eventual evacuación.

¿De qué se trata la nueva reglamentación?

La Ley 5.920, basada en el concepto de la autoprotección, simplifica las presentaciones de la mayoría de los locales o establecimientos pequeños (menos de 200 metros cuadrados) y pone el foco en los sujetos más peligrosos, ya sea por la cantidad de público presente, por las características del mismo (personas discapacitadas, ancianos, niños, etc.), por las características del inmueble o por el tipo de actividad.

Edificios, establecimientos y predios -tanto públicos como privados- de oficinas, escuelas, hospitales y en todos aquellos con afluencia de público son alcanzados por esta nueva ley y son categorizados en tres grupos de complejidad ante la evacuación, determinada por el rubro, superficie, personal y otras variables:

  • Grupo 1 (complejidad de evacuación baja): conformará una declaración jurada a ser exhibida en el local en la que el titular declara estar en condiciones de realizar la evacuación de su pequeño local de surgir una emergencia.
  • Grupo 2 y 3 (complejidad de evacuación media y alta): los requisitos serán diferentes y aumentarán conforme el incremento de superficie, rubro o público que involucre el mismo.

Nuestro equipo cuenta con amplia experiencia y trayectoria en el ámbito de la formación del recurso humano, la evaluación del peligro y la preparación para enfrentar el riesgo devenido de un incendio o cualquier otro evento que determine la evacuación de las personas sin sufrir las consecuencias indeseadas por la falta de preparación.