Hazmat Argentina Empresa con el sistema de calidad certificado por DNV GL ISO 9001

Día Mundial del agua: el peligro de no tratar aguas residuales

Más de 1000 millones de toneladas de aguas residuales son vertidas anualmente al agua subterránea, a ríos, lagos y océanos del mundo, contaminándolos con metales pesados, disolventes, aceites, grasas, detergentes, ácidos, sustancias radioactivas, fertilizantes, pesticidas y otros productos químicos.

Esta contaminación es uno de los problemas más preocupantes y urgentes de la humanidad. Por este motivo, este 22 de marzo, Día Mundial del Agua, se ha puesto como objetivo concientizar sobre la necesidad de aumentar la reutilización de aguas residuales.

Bajo el lema “Agua y desarrollo sostenible”, se dará mayor visibilidad a la falta de plantas de tratamiento para aguas residuales en muchas ciudades del mundo, así como en industrias, minas y zonas con actividad agrícola y ganadera.

El agua utilizada en estas actividades, así como en el uso doméstico, suele ser desechada en ríos, lagos o mares, así como en pozos sépticos o rellenos sanitarios que contaminan el ambiente, afectando la flora y la fauna y convirtiéndose en vehículo de enfermedades para el hombre.

Para evitar estos efectos, las aguas residuales deben ser tratadas adecuadamente antes de ser vertidas para modificar sus condiciones físicas, químicas y microbiológicas.

Elementos dañinos de las aguas residuales

  • Malos olores: Las sustancias extrañas que contiene y los compuestos provenientes de estas materias, con el desdoblamiento anaeróbico de sus complejos orgánicos, generan gases resultados de la descomposición.
  • Acción tóxica: Muchos de los compuestos minerales y orgánicos que contienen esas aguas residuales provocan intoxicaciones sobre la flora y la fauna natural y sobre los consumidores que utilizan estas aguas.
  • Potencialidad infectiva: El riego de plantas alimenticias con estas aguas ha motivado epidemias de amebiasis, y su vertido al mar contaminación en criaderos de ostras y de peces.
  • Modificación de la apariencia física: La modificación estética en áreas recreativas donde se descargan efluentes contaminados.
  • Polución térmica: Generada por ciertos residuos líquidos industriales que poseen altas temperaturas.

Las aguas residuales normalmente en su origen, cuando están frescas, no presentan olores desagradables a temperaturas entre 20 y 25 grados centígrados. La descomposición inicia al cabo de dos horas, cuando comienzan a enturbiarse y a cambian de color, transformándose en aguas color marrón y al cabo de 6 a 8 horas se produce el desprendimiento de gases. Luego tornarán a un color más oscuro, produciendo malos olores y convirtiéndose en aguas ácidas. En ese momento, se produce la estabilización y se convierten nuevamente en aguas sin olor, color ni sabor, obteniéndose materia estable como dióxido de carbono (CO2), óxido de nitrógeno (N03), y sulfatos (SO4).

Cifras que preocupan

  • China admitió que el 80% de sus ríos están contaminados y que ya no son aptos para agua potable ni para lavar.
  • En EE.UU., 2 de cada 5 ríos están contaminados.
  • Más del 80% de las aguas residuales en los países en vías de desarrollo se descarga sin tratamiento.
  • En el mundo, 3 de cada 10 personas no tienen acceso a agua segura para el consumo.
  • 361.000 niños por debajo de los 5 años mueren por causa de diarrea en el mundo todos los años, según OMS y Unicef.
  • En Argentina, hay 7 millones de personas que no cuentan con servicio de agua potable, según datos del ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda.
  • 20 millones de argentinos no tienen cloacas.

 

Fuentes: iAgua y Unesco