Hazmat Argentina Empresa con el sistema de calidad certificado por DNV GL ISO 9001

Cada fuego con su matafuegos

Distintos tipos de incendios requieren distintos tipos de matafuegos para combatirlos. Y si bien los extintores de Polvo Químico Seco ABCD son los más versátiles y efectivos, existen alternativas específicas para cada combustible. Elegir adecuadamente salva vidas y bienes materiales, por ello se debe equipar la casa o el trabajo con el tipo de matafuegos adecuado.

Lo primero que se debe tener en cuenta es qué clase de fuego podemos enfrentar. Por ejemplo, en el hogar suelen haber materiales sólidos como madera, papel o cartón, que producen fuegos del tipo A. Pero también hay instalaciones eléctricas que producen fuegos C y requieren un agente extintor no conductor, o líquidos combustibles que conllevan riesgo de fuegos clase B.

En cambio, en industrias y negocios también suele haber metales combustibles que crean fuegos clase D, o grasas de origen animal o vegetal que pueden llevar a fuegos clase K y requieren precaución especial.

 

Tipos de matafuegos:

 

  • Agua a presión: Diseñados para combatir fuegos clase A (materiales sólidos), se usan habitualmente en carpinterías, aserraderos, depósitos,  hospitales, etc.
  • Agua pulverizada: Son usados para combatir fuegos clase A y clase C (equipos eléctricos) y se los usa en edificios departamentos, industrias electrónicas y de comunicaciones, supermercados, etc. Además no contaminan, no producen problemas respiratorios ni dejan residuos ni dañan los equipos electrónicos no atacados por el fuego.
  • Agua y AFFF (espuma): Diseñados para proteger áreas con riesgo de fuegos clase A y B (combustibles líquidos y gaseosos). Son usados por industrias químicas y de transporte, entre otras.
  • Dióxido de Carbono (CO2): Funcionan contra fuegos del tipo B y C ya que no son conductores y desplazan el oxígeno. Se los suele utilizar en viviendas, industrias, transportes, equipos eléctricos, etc. Son poco efectivos contra fuegos clase A.
  • Polvo Químico Seco ABC: Versátiles y efectivos, son los más comunes en los hogares ya que combaten las principales clases de fuegos que pueden encontrarse. Se los encuentra en hogares, oficinas, industrias comercios, escuelas, hospitales y un amplio rango de otras actividades.
  • Polvo Químico Seco BC: Similar al tipo anterior, pero usados en donde no existe riesgo de fuegos clase A, como en la industria petrolera.
  • Halogenados (HCFC): Son limpios y no dejan residuos, a la vez que combaten fuegos de las clases A, B y C. Por ello son utilizados en bibliotecas, galerías de arte, laboratorios, etc.
  • Clase D: Específicamente diseñados para lugares con riesgo de fuegos clase D (metales combustibles). Están compuestos de un polvo a base de borato de sodio tratado para resistir climas extremos. Debido a que regeneran oxígeno, no son aptos para cualquier otro tipo de fuego.
  • Acetato de Potasio: Específicamente diseñados para combatir fuegos clase K (aceites vegetales o animales), principalmente en cocinas de restaurantes. El acetato de potasio es un agente con bajo Ph, que refrigera a la vez que saponifica la superficie. Además previene que el aceite salpique y extienda el fuego. También son útiles para fuegos clase A, B y C.